Una empresa biotecnológica rosarina transforma glicerina en biocombustible

Investigadores del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), el Instituto de Agrobiotecnología Rosario (INDEAR) y Bioceres, desarrollaron una plataforma biotecnológica, que con métodos de ingeniería metabólica, transforma glicerina en biocombustible.

La utilización de microorganismos para la producción y revalorización de distintos compuestos, a través de tecnología recombinante, tiene como objetivo mejorar las propiedades de dichos microorganismos. A nivel industrial las bacterias genéticamente modificadas pueden revalorizar un producto y garantizar la productividad del mismo. En nuestro país, este tipo de ingeniería no ha alcanzado aún un nivel desarrollo alto y a nivel internacional, existen pocas empresas que ofrezcan este tipo de aplicaciones.

Bajo este panorama, la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica a través del Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC), otorgó un financiamiento de $2.063.220 para el desarrollo de una plataforma biotecnológica que permita la producción a gran escala de un prototipo de bacterias genéticamente modificadas capaces de revalorizar un subproducto como la glicerina al transformarlo en biocombustible renovable que pueda mezclarse en refinerías de origen vegetal.

Este tipo de procedimiento biotecnológico consiste en la incorporación de ciertos genes a una ruta metabólica específica de la bacteria elegida para optimizar su desarrollo y mejorar sus condiciones de cultivo y productividad. Cada bacteria es analizada y en base a las limitaciones descubiertas, se introducen nuevas modificaciones genéticas con el fin de perfeccionar su desarrollo. Una vez alcanzada una productividad comercialmente aceptable se realiza el escalado a nivel preindustrial, y en simultáneo continua el proceso de optimización de los microorganismos.

Según Diego de Mendoza, investigador del IBR y director del proyecto, “uno de los principales éxitos de este emprendimiento es que nos permite utilizar conceptos inspirados en nuestra propia investigación fundamental para producir, en bacterias del suelo, diferentes tipos de moléculas de interés comercial. En base a nuestro profundo conocimiento de la fisiología del microrganismo que utilizamos, podemos optimizar racionalmente la conversión de glicerina en el componente deseado”.

En esta iniciativa, investigadores del CONICET aportan su trabajo en los laboratorios de INDEAR realizando las pruebas y desarrollo de las células. Por su parte, la empresa Bioceres ofrece la experiencia y plataforma de negocios y el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, a través del Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR) de la Agencia financia las pruebas y la producción.

Este proyecto apunta a conformar una nueva empresa de base tecnológica de vanguardia en el país y promueve el desarrollo de plataformas tecnológicas sustentables que permitan reemplazar productos de origen fósil por equivalentes de naturaleza renovable y amigable con el ambiente que alcancen rendimientos y costos de producción competitivos en el mercado.

*FUENTE: Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica.
http://www.agencia.mincyt.gob.ar/frontend/agencia/post/1139