Rosarinos repatriados están detrás de un nuevo antibiótico