Nuevos grupos de investigación en el IBR

Nuevos grupos de investigación en el IBR Darío Krapf y Leticia Llarrull

Desde el 2016, el IBR cuenta con dos nuevos grupos de investigación, dirigidos por jóvenes investigadores, quienes después de una estadía en el exterior, decidieron volver al país y hacer ciencia de primer nivel.

“Con el objetivo de generar conocimiento de excelencia, con impacto internacional, en el marco de un proyecto colectivo que incluya una adecuada combinación de aspectos meritocráticos y solidarios, es que desde el IBR fomentamos la actividad de nuevos grupos de investigación, en particular, liderados por jóvenes”, destaca Alejandro Vila, director del Instituto.

Uno de los laboratorios, “Cascadas de Señalización Celular”, dirigido por Darío Krapf, investigador adjunto del CONICET, estudia a nivel molecular, los cambios fisiológicos de un espermatozoide apto para la fecundación, con el objetivo ulterior de comprender y abordar deficiencias en la fertilidad, mejorar técnicas de reproducción asistida y generar nuevos blancos de acción para anticonceptivos masculinos.

Trabajan actualmente bajo su dirección dos becarias doctorales y una becaria post-doctoral de CONICET. “Es una enorme satisfacción que asumo con la mayor de las responsabilidades, que el IBR apueste a nuestro grupo para conformar un nuevo laboratorio”, comenta Krapf.

El grupo se encuentra financiado por la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCyT) a través de subsidios del Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica.

Por otra parte, Leticia Llarrull, investigadora adjunta del CONICIET, dirigirá el laboratorio de “Sensores Bacterianos”, encargado de la caracterización de la relación estructura-función de sensores de antibióticos en Staphylococcus aureus, principal causa de infecciones intra- y extra-hospitalarias en el mundo.

“Nuestro grupo pretende comprender el mecanismo de transducción de señal en proteínas de membrana que podrían ser blancos para el diseño de inhibidores que prolonguen la utilidad de los antibióticos beta-lactámicos y glicopéptidos para el tratamiento de infecciones causadas por S. aureus resistente a estos antibióticos”, detalla la investigadora.

Su grupo está integrado por el Lic. Belluzo, becario doctoral de CONICET, y dos estudiantes de la carrera de Lic. en Biotecnología, Melisa Antinori y Damila Mihovilcevic.

Cuentan con financiación de la ANPCyT, y del CONICET a través de un subsidio de Cooperación Internacional CONICET-NIH y la mayor parte del equipamiento fue adquirido gracias a la ayuda económica de la ONG The PEW Charitable Trusts.

Llarrull destaca que el ambiente científico del IBR es muy pujante y cuenta con jóvenes investigadores con trayectorias sólidas, productivas y muy meritorias. “Es un gran privilegio que el IBR haya considerado que nuestro grupo puede consolidarse como un nuevo laboratorio”, concluye.