Cooperación científica entre Argentina y Alemania

Investigadores del IBR y CCT junto a Kathrin Megerle, encargada de Asuntos Científicos y Universitarios de la Embajada de Alemania Investigadores del IBR y CCT junto a Kathrin Megerle, encargada de Asuntos Científicos y Universitarios de la Embajada de Alemania

Kathrin Megerle, encargada de Asuntos Científicos y Universitarios de la Embajada de Alemania en Buenos Aires, visitó el Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario para formalizar la entrega de un equipo Typhoon FLA 7000 cofinanciado por la fundación germana Alexander von Humboldt y el CONICET. Megerle fue recibida por el vicedirector del instituto, Fernando Soncini, y los investigadores Javier Palatnik, Diego de Mendoza y Rodolfo Rasia, estos dos últimos fueron becarios de la fundación.

 

“La cooperación científica es una parte clave de las relaciones bilaterales entre Argentina y Alemania”, afirmó Megerle y resaltó que “en los últimos años creció mucho la cantidad de proyectos científicos conjuntos. La colaboración entre el Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario y la Fundación Alexander von Humboldt es ejemplar del gran compromiso que tienen nuestros países en la internacionalización de la ciencia.”

 

En el marco de las políticas de cooperación, existe una amplia gama de oportunidades para el intercambio de estudiantes e investigadores entre Argentina y Alemania. Megerle destacó las becas que ofrece el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) que alcanzan alrededor de 600 movilidades anuales con formatos que van desde las estadías cortas hasta la realización de un doctorado. Además subrayó el rol del Centro Universitario Argentino Alemán que ya cuenta con doce carreras binacionales, entre maestrías y doctorados, una de ellas es el Doctorado en Biociencias Moleculares y Biomedicina de la Universidad Nacional de Rosario y la Universidad de Göttingen.

 

El equipo

El Typhoon FLA 7000 es un escáner laser para aplicaciones de imágenes biomoleculares. Una de sus características más importantes es que permite reemplazar las placas fotográficas para obtener imágenes de radiactividad y también revela marcas fluorescentes y quimioluminiscentes.

 

La compra del equipo fue posible gracias a que la Fundación Alexander von Humboldt permanece en contacto con sus becarios, una vez que estos regresan a su país, y sigue colaborando con sus investigaciones a través del financiamiento de instrumental. A partir del lazo establecido por sus dos científicos que recibieron becas von Humboldt, el IBR pudo adquirir el nuevo equipamiento.

 

Por CCT Rosario